March 2

Compensar la exposición: cómo, cuándo y… por qué?

La frontera entre una toma interesante y una imagen aburrida es a menudo lábil y en muchos casos se debe a un gesto fallido, bastante simple, vale decir compensar la exposición. Para comprender cómo, cuándo y por qué hacerlo, es necesario despejar el campo de malentendidos y, por lo tanto… ¿qué significa compensar la exposición?

En este artículo lo explicaremos de una manera muy simple, adecuada incluso para quien ha comenzado a fotografiar desde hace poco…

Para quien luego quisiese profundizar, recomiendo el artículo de sistema de zonas de Ansel Adams, donde, en cambio, la cuestión se afrontada de una manera muy exhaustiva y decididamente más compleja desde un punto de vista técnico.

Pero ahora, comenzamos!

 

Qué quiere decir “compensar la exposición”???

En un discurso genérico, compensar quiere decir quitar o añadir algo para obtener una situación de alguna manera justa.

En la técnica fotográfica, compensar la exposición quiere decir entonces, aumentar o sustraer luz modificando los parámetros propuestos por los algoritmos del fotómetro.

Con tal propósito ya se ha hablado de fotografía un HDR, un proceso que en muchos dispositivos actúa con un simple click, pero que es mejor alcanzar, por resultados profesionales, a través de un procedimiento que utiliza un software especial. En cada caso los resultados de HDR son casi siempre exagerados. Muchas veces los resultados tienden al surrealismo, más o menos artístico.

Cómo, Cuándo y por qué compensar la exposición por lo tanto, se convierten en una pregunta fundamental para obtener resultados lo más naturales posible.

 

Por qué compensar la exposición?

Aquí una respuesta, espero clara, a la pregunta “por qué compensar la exposición”.

Porque incluso las réflex más sofisticadas pueden ser engañadas.

El fotómetro de las cámaras está calibrado por la percepción del gris medio (18% de la luz) y el modo de exposición elegida impactará notablemente con este calibrado. Compensar la exposición entonces es útil en casos de contrastes deslumbrantes o en negros completos, o, el caso más típico, tomas contra la luz.

De hecho, cuando tomas una fotografía teniendo al sol frente al objetivo, el fotómetro subexpone la imagen. Sí compensas la exposición añadiendo luz o sobreexponiendo conscientemente, lograrás recuperar una porción de la fotografía que de otro modo resultaría como un área oscura.

En una situación diametralmente opuesta, resulta útil el mismo discurso pero al contrario.

Si tomas por ejemplo en la sombra, o en el sol hacia lo oscuro, el fotómetro de una réflex podría ser engañado e imponer parámetros que darían como resultado una fotografía sobreexpuesta.

Aquí, entonces, porque compensar la exposición: si interviene hacia abajo, es decir, en sub-exposición?

El gris medio percibido por el fotómetro hace que este último atine en la mayor parte de las situaciones “neutras” en términos de luz. El término medio es su fuerte pero, incluso si son frecuentes, a menudo nos encontramos con ganas de inmortalizar escenas fuera de este rango. Veamos entonces…

 

Cuándo compensar la exposición

Buena pregunta. Después de haber explicado porque compensar la exposición, viene ahora la segunda pregunta: cuándo compensar la exposición. La técnica fotográfica no es ciencia. Por lo cual… no existe una regla univoca que te dice cuando compensar la exposición.

Acabo de describir los casos extremos en los cuales la operación tiene utilidad, indiscutiblemente. Con el tiempo y la experiencia, se puede sentir espontáneamente la necesidad de una compensación de la exposición y percibir por sí mismo las situaciones en las cuales el fotómetro puede ser engañado.

Si todavía no has adquirido la sensibilidad correcta para entender sobre la marcha la escena que quieres inmortalizar necesitas una compensación, aquí hay algunos ejemplos bastante típicos que responden a tu pregunta:

  • Un paisaje nevado: el manto nevado refleja mucha luz blanca, engañando a los algoritmos de las cámaras que reducirán la apertura o el tiempo de exposición… El riesgo es el de tener una foto subexpuesta. Y es por esto que será oportuno hacer más luz para una exposición más correcta.
  • Muchas luces con fondo oscuro: Puede ser el caso de un paisaje nocturno con iluminación artificial o… alguna cosa similar a un árbol de navidad. En casos similares, la cámara eleva el tiempo de exposición para obtener más luz. De esta manera las luces parecerán menos excesivas y deslumbrantes. Tal vez el fondo pueda permanecer ligeramente oscuro pero… la perfección no es de este mundo.
  • Cuando hay diversos elementos blancos intercalados con otros colores: imagina una serie de libros en un estante. Muchos de ellos podrían ser blancos, otros claramente no. Si el fotómetro captura como prevalente el color blanco, he aquí un caso clásico que responde a la pregunta… cuándo compensar la exposición.
  • El vestido de una novia: este ejemplo es similar al que apenas hemos visto. Imagina el blanco prevalente en medio a otros colores como el del fondo, o el de los invitados. En este punto el fotómetro tenderá a subexponer y entonces… viene al caso compensar la exposición.
  • Un sujeto muy oscuro, por ejemplo un gato negro: frente a una imagen del género, el fotómetro abunda en luz hasta sobreexponer la escena. Aquí tendrás que intervenir con una ligera sub exposición para llevar todo a un equilibrio de fondo.

Como ves, podría seguir hasta el infinito con ejemplos de cuando compensar la exposición. Pero habrás captado que, al final, es una cuestión de sensibilidad que se adquiere con el tiempo. Sólo tomando muchas fotografías, y captando en consecuencia que muchas tomas claramente han “salido mal”, te das cuenta de cuál es el momento para intervenir.

Y si tantos ejemplos pueden confundir las ideas, entonces tengo que decir que: es el caso de compensar la exposición cuando en una escena prevalece un elemento muy claro y brillante o cuando, por el contrario, domina un sujeto oscuro, cercano al negro.

Cómo compensar la exposición

foto

Elegir cuándo y cuánto compensar la exposición no es simple; en cambio hacerlo es bastante fácil, porque prácticamente todas las cámaras de un nivel decente ofrecen una función específica.

Además, muchas cámaras también tienen una función que señala las áreas que están sobreexpuestas y subexpuestas, usando  el color rojo y el color amarillo parpadeante.

Llegando a los aspectos prácticos, la última pregunta –cómo compensar la exposición- tiene una respuesta muy fácil: se utiliza un dial de selección y en el visor de la cámara, o en el display externo si tu cámara lo tuene, aparecerá una escala de compensación de la exposición con este aspecto…

  • Existe un botón, mira la foto de arriba, lo mantienes presionado y usas el dial (generalmente es el de los diafragmas) para aumentar o disminuir la exposición. La compensación puede venir aumentando o disminuyendo la exposición de valores calculados en stop o EV (Exposure Value). Los valores de aumento o disminución de la compensación de la exposición varían según las cámaras y pueden ser pares a 1/2 o 1/3 EV.
  • Del menú: en la imagen de aquí abajo puedes ver la compensación de exposición Canon. En este caso se utiliza un dial de selección para aumentar o disminuir los stop. En el visor de la cámara, o en la pantalla externa si tu cámara la posee, aparece una escala de compensación de la exposición con este aspecto…

FOTO

 

En el display de esta canon está identificada la escala de compensación de la exposición, en este caso desde -3 EV a + 3 EV.

Cómo se mide la compensación de la exposición

La escala de corrección funciona con la unidad de medida del stop.

El +1 Stop significa que la cámara proporcionará una exposición doble respecto a la que está programada automáticamente por el fotómetro, y así sucesivamente con la escala. Por el contrario -1 EV: es lo opuesto, la exposición en este caso es exactamente la mitad de la propuesta por el fotómetro (-2 un cuarto etc.).

Si quieres saber más sobre el stop en fotografía, puedes leer aquí.

Consideraciones finales

Solo al fotografiar mucho, y siempre diferentes escenas, te darás cuenta de que, en la medida en que tu cámara es altamente tecnológica, avanzada y vanguardista, no siempre es suficiente. Todas las cámaras tienen limitaciones y no podemos confiar completamente en ellas sin agregar un poco de observación, sentido crítico y razonamiento. Entonces, lo que te aconsejo y eso siempre es válido, en todas las ocasiones, es no confiar ciegamente en tu medidor de exposición. Evalúa la escena que necesitas fotografiar y, en función de eso, decide si deseas realizar una corrección de la exposición. Y no olvide no confiar solo en tu ojo, que tiene un tiempo de adaptación inmediato, pero utiliza el histograma para obtener una imagen más correcta y objetiva del brillo de su fotografía.

 

 

 


Ver También

6 Indispensables Accesorios para Fotografía

Cómo tomar fotos en blanco y negro